Cosas que nunca me dije: inventario

¿Qué es lo que no deseo? pensar en lo que no quiero. Por eso -y porque sí- hago inventario de lo que tengo, de mis pertenencias materiales y mis patrimonios intangibles, descubriendo pistas sobre aquello que me falta. 

Estas son, anárquicamente ordenadas (extravagante paradoja),  algunas de mis posesiones:

  • Dos pies izquierdos.
  • Una Moleskine que no me sirve: sigo olvidando casi todo lo importante.
  • Una casa, o más bien un pisito, a medias con un señor gris de gafas que se dice director de banca.
  • Mala leche y buena miga.
  • Incontables juegos de llaves, lentes, carteras, relojes y deseos, extraviados en algún rincón de algún recóndito lugar de este mundo. 
  • Un potus –Scindapsus aureus le gusta apodarse con aire arrogante- empecinado en no morirse como el resto de plantas que han pasado por mi vida (todas se fueron desnudando poquito a poco hasta decir adiós).
  • Un auto, altruista y generoso, que hace lo posible por evitar que la crisis agobie a los propietarios del taller (dos visitas en una semana… creo que está enamorado).
  • Muchos libros comprados, regalados, heredados y alguno robado.
  • Los padres que uno desea.
  • Un trabajo esquizofrénico, a veces necio, a veces lúcido, casi siempre desquiciante. 
  • Su compañía. Y la tuya.
  • Una salud de hierro que no apreciaré hasta el día en que me rehuya.
  • Un pasado, del que no me arrepiento.
  • Un futuro, que no me inquieta.
  • Un presente, aunque no me convenza.

Con este equipaje y algún otro bulto, me alcanza para avanzar.  O al menos, para no regresar.

Anuncios

5 Responses to “Cosas que nunca me dije: inventario”


  1. 1 Kitty enero 29, 2010 en 4:04 pm

    Paso algo curioso cuando estaba buscando una canción para este post: todas las canciones que conozco que hablan de “mis pertenencias” o algo parecido siempre dicen algo como “te ofrezco todo lo que tengo” despues de hacer el listado….obviamente no apropiado en estas circunstancias. Asi que me decidi por esta, creo que va mas acorde:

  2. 2 erranteyerrado febrero 1, 2010 en 9:27 am

    mmmm no sé..siempre me parecieron excesivamente melancólicas las canciones de la quinta estación…. hablan más bien de lo que no se tiene (o lo que es peor, de aquello que se ha perdido). Y yo he decidido intentar no pensar en negativo.
    P.D. ¿sabes? me gusta que me cuentes tus cosas a través de tus canciones

  3. 3 Kitty febrero 1, 2010 en 8:04 pm

    Son increibles tus poderes de percepcion!!! 😛

  4. 4 barbaria febrero 8, 2010 en 1:06 am

    Es un buen inventario, y lo bueno no son las cosas en sí sino lo que puedes hacer con ellas.
    Tengo dos pies derechos que no me sirven para bailar salsa, dime qué número tienes a ver si podemos intercambiarlos…

    • 5 erranteyerrado febrero 8, 2010 en 1:14 pm

      Barbaria, tienes toda la razón, lo importante es lo que se puede hacer, sobre todo con algunas cosas. Pensaré en ello. Por cierto, mis dos pies izquierdos son pequeñitos, un 38 no más… Pero si los intercambiamos, deberás tener cuidado cuando te levantes (hasta ahora lo has tenido fácil, siempre lo haces con el pie derecho!). Besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El motivo

Su ausencia ha enterrado un blog. Y ha hecho nacer otro. ¿El motivo? muy simple: volver a empezar. Aunque ya nada será lo mismo.

Ausencias del pasado


A %d blogueros les gusta esto: