Archivo para 30 octubre 2009

Día 2 de ausencia: vértigo

No dormí bien. Una tremenda sed me despertó 15 minutos antes de que lo hiciese el despertador.

Tras desayunar muesli con yogourt y medio Red Bull, me metí en la ducha. Mientras me visto (boxer,vaqueros, camisa de lino -a pesar de estar casi en noviembre y en el norte- y zapatos Geox) pienso que las cosas no parecen tan graves. Todas las mañanas me dan sensación de optimismo. A medida que transcurre el día, las cosas empeoran.

Antes de entrar en la oficina me tomo el mismo café en la misma cafetería, con la misma gente, el mismo periódico y el mismo Ducados de todos los días.

La mañana de trabajo ha sido monótona. Atender a políticos, empresarios, abogados y alguna llamada de compañeros.  Me he fumado media cajetilla de tabaco. No he podido evitar leer SU blog. Varias veces.

La comida se limita a media pizza “4 quesos” calentada en el horno.

Son las 15:00. En algo más de una hora llegarán mis padres. Les dejo mi casa para que pasen el fin de semana cerca del mar. Les he dicho que pasaré los próximos tres días con ELLA, en su apartamento. No sé a dónde iré, no sé lo que haré durante las próximas 72 horas, pero no quiero preocuparles: Madre y Padre acaban de vencer por quinta vez LA ENFERMEDAD y se merecen unos días de descanso, sin penas.

Una sensación de vértigo antes los próximos tres días se ha ido apoderando de mi.

Anuncios

Dia 1 de ausencia: vacío.

Tras salir de la oficina fuí a hacer la compra. Lo de siempre: ensalda, tomates, algunas conservas, Red Bull, yogourt, pan, pizza, pollo, unas lonchas de jamón y cereales para el desayuno. 27,54 euros.

Con las bolsas en el coche, me acerqué hasta la piscina. Entrenamiento de hoy: 1.500 m. con técnicas para mejorar la patada de braza, más 500 m. libres. En la ducha lloré desesperadamente.

De vuelta a casa, preparé una ensalada y cené ante el televisor.  Llamé a mis padres. Mañana vendrán a pasar el fin de semana . Les he mentido, no saben nada.

Revisé el correo. Nada de interés. Me dormiré en el sofá, como tantas veces.

Sigo con ese vacío en el estómago y el corazón en un puño. Hoy he mirado la pantalla del móvil 57 veces.


El motivo

Su ausencia ha enterrado un blog. Y ha hecho nacer otro. ¿El motivo? muy simple: volver a empezar. Aunque ya nada será lo mismo.

Ausencias del pasado